martes, 21 de septiembre de 2010

LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE (JOSÉ SARAMAGO punto de lectura)



¿Qué es la muerte en los tiempos que corremos? Yo la he visto de diferentes formas. La muerte que hace que un cuerpo quede sin vida y pueda descansar, la que arrasa injustificadamente a miles de personas o la que te convierte en un ser sin alma que vaga como los engendros de ahí afuera. Ésta última, es la que mas me preocupa. Si la muerte me sorprende que no sea en forma de virus que me destruya para luego levantarme como algo abominable.
Me he podido hacer con varios libros esta semana. Tampoco he tenido ganas de escribir ni de razonar estos últimos días. Por lo que hoy he decidido hablar de "Las intermitencias de la muerte" de José Saramago. Y después de dos semanas os lo cuento.
Cuando cogí el libro en mis manos pensé que podría leerlo en unas horas. ¡Qué equivocada estaba! De la mísma forma que la muerte (en minúscula) en esta historia, deja de "trabajar" o decide tomar un descanso y romper con todo lo establecido y como ha sido siempre desde que el mundo es mundo, el autor también deja a un lado las normas que se dictan para escribir un libro.
En esta historia apenas hay puntos, los signos de interrogación, admiración o los guiones no existen. Saramago también se ha permitido ese descanso y mostrar otra forma de escribir.
Con todo lo que he visto en películas o novelas en las que la muerte hace algo parecido, jamás he leido o visto algo como en este libro.
Imaginaros un país cualquiera (que bien podría ser perfectamente el nuestro). La gente, un día, deja de morir hasta los límites de las fronteras. Todo el que se encuentra en él, no muere. Sea un anciano que agoniza, un niño que ya no debe seguir viviendo porque es una tortura o alguien que tiene un gravísimo accidente y que padece todos los atroces dolores pero su cuerpo se niega a morir. Y todo, porque la muerte ha decidido hacer las cosas a su manera.
Al principio se plantea unos problemas: el político, el financiero, el religioso (si no hay muerte para que va a existir un Dios) y el social. Vienen las primeras quejas de las funerarias, que como no tienen nada que enterrar buscan otras opciones como hacer funerales de mascotas y demás animalillos para seguir adelante. Las agencias de seguros. El problema de las pensiones que, como no hay muerte, nadie podría cobrarlas porque al final seríamos todos viejos y acabaríamos por morir de hambre. Ah no, no podríamos morir ni siquiera de eso, pero lo padeceríamos y agonizaríamos eternamente. Con tanta población, ¿cómo viviríamos?
Todo esto son problemas para el gobierno. Siempre presente en la novela y que si los problemas se resuelven como en ella, apaga la luz y vámonos. Estan todo el rato improvisando sin alarmar a la población por nuestro bien. Por el bien del culo de ellos, sería lo correcto.
Una familia humilde de campo, con un anciano padre que no quiere vivir y su nieto deficiente que debería haber estado muerta la criatura, deciden llegar a la frontera. Allí quizá encuentren lo que quieren, morir. Y lo consiguen.
Esta magnífica idea da lugar a que aparezca la Maphia con "p", y no la otra que es con "f" y sin "h". Se dedicará a partir de ese día a realizar exactamente lo que a esa familia se le ocurrió. Cobran por hacer algo de lo que los familiares se averguenzan, pero que están deseando hacer. Los viejos son un estorbo, ¿para qué seguir con ellos si alguien puede hacer ese trabajo? El gobierno tiene que poner una solución a todo eso. ¿Y la moral? ¿Cómo permitir esa especie de asesinatos a gente que debería ya estar muerta? ¿Qué dirá la iglesia, la opinión pública? Habrá que poner vigilancia cerca de esas fronteras a esa Maphia con la que llegan a un trato: yo hago que miro, pero no te veo.
Pero a pesar de esta intermitencia de la muerte, se da cuenta uno de muchas cosas. Mirad que realidad leí en una de las páginas y que todos deberíamos tomar nota:
Un padre de edad avanzada que tiene temblores por su enfermedad y al que se le cae la comida cuando come. Un hijo de este anciano padre, una nuera y un nieto con uso de razón que viven con el.
El hijo, al ver que el padre se le cae la comida, que apenas se mantiene en pie, y que ensucia la mesa y las servilletas de tela, decide darle la comida aparte en un patio y en un cuenco de madera para que su mujer no tenga tanto trabajo. Al pobre viejito ni le llega la cuarta parte de esa comida a la boca. No puede el solo.
El niño mira todo eso sin parecer afectarle. Pero un día el padre de ese niño e hijo de ese anciano, lo ve con una navaja y un trozo de madera tallando algo. El padre del niño le pregunta qué hace y éste, después de mucho preguntarle, le responde: un cuenco de madera para que puedas comer en él cuando seas un anciano y te tiemblen las manos y el cuerpo. Ante esta respuesta, el padre del niño reacciona y cuida a su padre como es debido.
En el libro hay infinidad de reflexiones que hasta el mísmo autor las dirige al lector. Por ejemplo, una de las que pude percibir fue algo que a mí, personalmente, me ha preocupado mucho. Y es el miedo al día de mi muerte o de algún ser querido y el cómo será. Después de leer este libro, pienso que las cosas deben ser como están establecidas. Mejor vivir y no saber cuando vas a morir.
Una de las cosas que la muerte pone como opción, es que vale, ella deja a un lado lo de que nadie muera pero se les avisará, a partir de entonces, con una carta violeta que será entregada con días de antelación por el cartero, y que siempre llegará a su destinatario. Así los que van a morir pueden resolver lo que tienen pendiente. ¡Qué miedo! Yo no querría ni pensarlo.
A la muerte se le acusa de todo, pero creo que no es justo. Como dije antes, las cosas deben ser como han sido siempre. Nos planteamos si hay otro mundo después de este, pero lo que nunca nos planteamos es de la existencia de la muerte. Porque la vemos a diario y es real. Y si ella, porque es una mujer, lo hiciera de diferente forma, sería aún más cruel.
Sólo tiene a su guadaña con la que habla y nunca obtiene respuesta. Pobre muerte. Con tantos remordimientos de conciencia. .. Pero nadie le ha preguntado si ella quiere hacer ese trabajo. Todo está así de planificado y ella sigue las normas. Pero entonces, ella empieza a saltarse algunas reglas en cuanto uno de esos sobres violetas, que debe llegar a su destinatario, le es devuelto constantemente. La curiosidad puede con ella y decide visitar a esa persona que debería haber muerto y que sigue vivo tocando un violonchelo. A partir de aquí, no contaré nada más. Sólo se que me he podido poner en su lugar, en el de la muerte, y actuar quizá como ella.

UBICACIÓN: ÁREA DE AISLAMIENTO
INFECTADA-X: Ya he acabado con este libro.
LUNA: ¿Es bueno?
INFECTADA-X: Es especial y diferente. Pero sí, si es bueno. No, mejor decir que es buenísimo.
LUNA: ¿Engancha?
INFECTADA-X: Según lo que vengas buscando.
LUNA: Pues... aventuras, diversión... igual hasta amor eterno.
INFECTADA-X: Lee este libro y verás que rápido se te quita de ese cerebro la palabra "Eternidad".
LUNA: Chica, ahora si que me dejas con ganas de leerlo.
INFECTADA-X: Toma, es para tí. Hasta que lo acabes, claro. Todo debe finalizarse. Nada es para siempre.
Se oye una llamada por la megafonía. El nombre por el que preguntan es Luna. Ella se levanta con el libro en sus manos y me da las gracias. Yo le respondo que de nada. A los diez minutos regresa Luna con la cara desencajada. En sus manos lleva un sobre violeta. Y yo me pregunto, ¿Mañana morirá alguien?
INFECTADA-X

6 comentarios:

  1. Joder con los sobrecitos violetas, y que pasa con eso que Luna tre uno?
    Mira que yo soy de las que se asustan rapidamente, hasta lo de mis estupidos zombies, no lo tengo que pensar mucho porque si no me cago encima, ajajjajajaj
    Besos mi reina una reseña muy buena, como siempre
    Irene

    ResponderEliminar
  2. uhuhuh!!!! muy buena reseña, me han entrado ganas de leerme este libro... parece bueno...

    bss

    ResponderEliminar
  3. Echaba de menos estas reseñas tuyas. Esta ha estado especialmente bien, me dio hasta algo de miedo al ponerme en el lugar de algunas de esas personas que reciben la carta violeta. El padre que manda a su padre a comer aparte, ha estado bien, a sido una muy buena lección la que le dio su hijo.

    Besos y feliz día

    ResponderEliminar
  4. Comparto la opnión de Iris, porque echaba muuucho de menos tus reseñas desde la cuarentena...

    Que decír de esta novela... que ya me habías comentado que la estabas leyendo, sobre la escases, evidente y rotunda, de todo tipo de signos, lo que hacía de ella mas un "ensayo" que una novela. La verdad, me dejasta con mucho intriga. Y sin dudas Saramago es el "amo" al momento de tirarnos a la cara moralejas sobre la sociedad, los politicos, la convivencia.. .me quedo con muchas ganas de llerlo, y con la historia del niño tallando el cuenco para cuando su padre sea mayor, y asi tratarlo como lo hace este con el abuelo... si, es un libro que da mucho que pensar;D

    gracias por estas reseñas tan buenas que siempre traes, y no, NO quiero un sobresito violeta. Prefiero la ignorancia, y asi vivir cada día, sin prepcuparme si es el ultimo;D

    kisses mi reina;D

    ResponderEliminar
  5. Infectada!
    Esta novela cayó en mis manos hace años... aqui en las escuelas secundarias te hacen leer de todo y cuando yo ya había comenzado la universidad, mi hermana debió leer un par de libros de Saramago, entre ellos esta novela.
    Me gustó, no puedo negarlo. También acepto, como dices tu, que no se lee en un rato, porque debes re pensar todo a medida que leer, interpretar, sobre todo por la falta de puntuación típica en las novelas.
    Lo mismo pasa con "La caverna", del mismo autor, por si deseas leerla, ya te pongo en aviso.

    me encanta leerte... se nota? jeje...
    y me encanta encontrar a mis queridas amigas bloggeras por aquí, como Iris, Irene y Karol...
    tremendo grupo formamos!!!

    besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. JODER!
    Siento ser tan soez, pero me ha fascinado tu reflexión. ¿Trata de eso el libro? Me recuerda un poco al que me acabo de terminar "Descansa en paz", donde los muertos recientes reviven, aunque sin las cualidades de "humanos-muy-conscientes" pero tampoco de zombies. Y también trata el tema del manejo de la situación por parte del gobierno, los medios de comunicación...
    La verdad es que como lo has expuesto, tiene pinta de ser un librazo, de esos que realmente te dejan un buen sabor de boca, por bueno y original. Me lo apunto.

    Y el final... inquietante, genialoso Macu, genialosa tú :P

    ResponderEliminar

COMENTA TU GRADO DE INFECCIÓN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...