domingo, 27 de marzo de 2011

La muerte negra (Házael G.) Dolmen Ed

La muerte negra. El triunfo de los no muertos, de Házael G. (Dolmen Ed)
En el libro nos traslada a la edad media entre los años 1346 y 1351.
La trama comienza con la enfermedad de la peste extendiéndose por toda Europa. En ella aparecen personajes históricos de la época y que de alguna manera se ven implicados en esta terrible epidemia que asoló a la tercera parte de la población del continente.
Házael hace un recorrido histórico con nombres, hechos, datos de lugares y fechas que inserta en su libro. El otro ingrediente que añade es la presencia de los no muertos que han vuelto a la vida después de haberse visto infectados por la enfermedad.
Esta novela no se basa únicamente en lo que estamos acostumbrados a leer en la literatura Z, pero, sinceramente, no he echado en falta ninguna escena donde los no muertos fueran los protagonistas. Los interrogantes que iba introduciendo con los personajes que aparecían (muy creíbles y muy bien desarrollados), me bastaban para seguir leyendo página tras página sin olvidarme en ningún momento de que tras los interrogantes que aparecían, ellos seguían presentes. Me parecieron soberbios los verdaderos valores que en toda la novela se muestran y se buscan, y que los propios personajes descubren y reconocen; el toque místico que inserta en algunos capítulos . También aprecié la capacidad de manipulación que ciertos estamentos ejercen.
En cuanto a los personajes, el de LeBlanc me pareció interesantísimo. Creo que Házael podría introducirlo en otras novelas ambientadas en la época ya que tiene un pasado cuando se inicia la historia que lo hace estar recluido. También aparece en escena un misterioso personaje llamado Kirias que tiene mucho protagonismo y que nos sorprenderá en muchos puntos. La relación mantenida por LeBlanc y Abél (otro de los personajes) es genial, porque nos hace sentir la pasión e intriga en todas las andaduras en busca de una respuesta a la que ellos mismos buscan una explicación.
También he de decirle a Házael que me encanta que hayan escenas con barcos y la manera tan formidable en que detalla la nomenclatura náutica y las maniobras.
La novela te engancha por esa forma de escribir que posee Házael. Cuando la trama va avanzando, inserta capítulos aislados de otros personajes que no participan en la historia y que te ayudan a ver como han padecido anónimamente los estragos y los enfrentamientos ante los no muertos, además de ver qué recorrido realizó la peste negra por diferentes puntos de la geografía.
Otra de las cosas dignas a destacar son las escenas que describe quedándose plasmadas en las retinas y esos diálogos inmejorables con unas réplicas aún mejores.
La muerte negra es apasionante, con ritmos vertiginosos y con algo que a mí particularmente me encanta: la historia real del mundo introducida de una manera tan inteligente. Al final del libro también hace un resumen a modo de aclaración, de lo acontecido realmente en aquella época y que nos hará apreciar, mas aún, si cabe, el laborioso trabajo de investigación que ha realizado este autor y el potencial que tiene para realizar cualquier tipo de género.
Si he de ser sincera, el final me pareció todo un misterio. ¿Pero qué explicación le puedes dar a un acontecimiento tan grande y atroz como ese? Y ahí es donde entra el autor, que desde su maravillosa imaginación, nos deja con algo en lo que pensar y por eso busqué un significado que al final de la reseña les muestro. Creo que la novela no podría tener otro desenlace.
Ya nos deleitó con una arriesgada pero fabulosa versión de El Quijote Z, y,
Hazael, ha demostrado con esta otra obra, que es capaz de escribir cualquier cosa, de atraparnos y de lograr enamorarnos de sus letras tan inteligentes.
Yo, particularmente, le pido que siga escribiendo porque, compraré sin dudarlo, toda historia (sea del género que sea) que publique.
Aquí os dejo unos datos sobre Shakti y Shiva y cuya mención se hace presente en La muerte negra. Algo que no me pasó desapercibido en cuanto vi el nombre del personaje de Shakti y que, tras leer el libro, empecé a buscar en la red. Y es que este Házael es un verdadero genio.
Representación Shakti y Shiva

En la tradición hindú, Shakti representa el principio femenino, que está situado en la base de la columna vertebral, en el primer chakra; y Shiva, el principio masculino, situado en la parte alta de la columna vertebral, aproximadamente en el séptimo chakra. Shiva y Shakti representan las extremidades del eje vertical del ser humano, el Mago y la Emperatriz del Tarot, la intuición y la sensación que, unidas, provocan la iluminación.

....Cuenta la tradición que, en la base de la columna vertebral, existe una energía dormida. Esa energía está representada bajo la forma de una serpiente enrollada en el hueso sacro. En su sueño, vivimos en un estado de adormecimiento, de ilusión, llamado Maya. En él quedamos prisioneros de los ciclos kármicos de causa y efecto, ya que, como apenas personajes, estamos totalmente inconscientes de nosotros mismos, como actores de nuestro verdadero papel en la vida. En este estado buscamos solo aquello que el mundo material nos ofrece. Nuestra felicidad está inevitablemente dependiendo de él. Corazones y mentes, alma y espíritu están esclavizados por las sensa­ciones materiales de placer y dolor y las conductas morales basadas en los conceptos del bien y del mal. La seguridad y la estabilidad valen más que la espontaneidad y la libertad. Vivimos prisioneros del pasado, inseguros ante el futuro, perplejos ante el presente y, sobre todo, llenos de miedo ante la sombra de la muerte, que nos persigue, paso a paso, como si fuese el fin de todo. (Extraído de la red)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTA TU GRADO DE INFECCIÓN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...